lunes . 24 de junio . 2019
feature-top

En el último reporte del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) de Junín, se evidenció un incremento del índice de radiación ultravioleta llegando a niveles extremos con picos de 18 y 19, muy por encima de lo establecido como adecuado. Esto tiene como consecuencia el incremento del riesgo de cáncer de piel en la población en horarios donde existe mayor movilización sin uso de protección solar.
Según el informe de la Dirección Regional de Salud, el cáncer de piel en la región presenta 269 casos, detectando el mayor número de pacientes con esta enfermedad en la provincia de Huancayo (241). En menor cantidad se contabilizan pacientes en ciudades de la selva central como Chanchamayo (6), Satipo (6), además de zonas en la sierra entre ellas Tarma (6), Concepción (6), Jauja (2), Junín (1), Chupaca (1), no hallándose ningún caso en Yauli, La Oroya.
Ante la situación, el docente de Medicina Humana de la Universidad Continental y especialista en dermatología, Roald Aliaga Salguero, aseguró que estos índices dañan de manera directa la piel de las personas, elevando el riesgo de adquirir cáncer de piel en esta temporada de heladas en sectores alto andinos.
Entre las reacciones más frecuentes se encuentran: problemas oculares, desde conjuntivitis hasta lesiones de córnea y retina; quemaduras solares con presencia de ampollas; descamación; incluso fiebre y escalofríos. Asimismo, la aparición de arrugas, pecas y manchas, lo que conlleva, en algunos casos, a enfermedades de mayor gravedad como carcinoma basocelular, tumores malignos y cancerígenos que se observan por sobrexposición acumulativa solar.
Aliaga Salguero indicó que “el factor protección en la ciudad no es el indicado debido a que la mayoría de personas compra productos de salud sin sugerencia médica, aplicándose cualquier tipo de bloqueador solar, sin efectuar el testado de piel, edad, color y actividad diaria que realiza, aspectos necesarios para prevenir de manera responsable el cáncer de piel”.
Además, diferenció el tipo de aplicación a ser utilizado, indicando que el FPS (Factor de Protección Solar) 30 debe ser usado por personas que no tengan contacto al sol de manera diaria, el FPS 50 para personas que trabajan en oficina y el FPS 60 para deportistas, personas que viven en altura y realizan actividad en el campo.
Finalmente, precisó que es necesario hacer controles anuales, para evitar un estado avanzado de cáncer en la piel, como hidratarse constantemente, evitar la exposición en horas intensas de radiación solar, con el uso de gafas, sombreros de ala ancha y ropa de color blanco. Asimismo, refirió que efectos primarios pueden ser tratados con geles y cremas previa receta médica.

Comentarios